viernes, 24 de septiembre de 2010

Relax total

video

Ejercicios




Una pequeña relajación, para liberarte del estrés:


Relaja tu cuerpo, respira profundamente como ya sabes,
deja que se armonicen los potenciales eléctricos de tu cerebro.
Relaja por completo todo tu cuerpo.
Comienza desde los pies
enviando una orden mental de aflojamiento
a todas y cada una de las partes:
pies, pantorrillas, muslos, parte inferior del tronco, parte media, parte alta, hombros, brazos, antebrazos, manos, dedos, cuello y cabeza.
Ponte en contacto con todos los sonidos que te rodean, déjalos penetrar.
Siente el sonido del silencio. Muy bien.
Imagina que estás en lo alto de una escalera, puedes ver los peldaños.
Comienzas lentamente a bajar por esa escalera.
Poco a poco una sensación de bienestar rodea todo tu cuerpo.
Te sientes como en un maravilloso sueño, te sientes acariciado por una cobija suave y dulce. Te sientes completamente relajado, muy ligero. Muy bien.
Estás protegido, te sientes seguro. Sigues tu propio ritmo.
Todo a tu alrededor es una maravillosa armonía.
Comienza poco a poco a liberar tu cuerpo de toxinas,
observa cómo salen de tu cuerpo.
Observa con los ojos de tu imaginación
como salen las toxinas de tu cuerpo
y al salir y tomar contacto con el aire se transforman en el aire mismo.
Tómate tu tiempo para hacer eso.
Desintoxica tu cuerpo.
Suavemente vas incluyendo todas las partes de tu cuerpo para realizar esa limpieza.
Te sientes muy bien y ahora vas a limpiar también tu mente.
Siente que las toxinas mentales, las toxinas emocionales también salen de tu cuerpo.
La armonía y un ritmo suave y cadencioso llenan y plenan todo tu ser.
Te sientes muy satisfecha, muy satisfecho.
Muy bien.
Siente que tu salud es cada vez más fuerte.
Siente que tú eres una persona cada vez más próspera en todos los aspectos
y en especial en lo relacionado con la salud.
Disfruta de la sensación de bienestar que te invade


Ejercicio para ayudarte a bajar de peso

Prepárate,
busca comodidad como siempre,
respira profundo unas tres veces.
Relaja los pies, las piernas, el tronco, los brazos, las manos, el cuello, la cabeza.
Muy bien.
Ahora visualiza un espejo. Eso es.
Observa tu imagen hermosa en el espejo,
observa la imagen que quieres tener.
Mírate de cuerpo entero con la perfección total.
Disfruta mentalmente de la sensación de haber perdido peso,
sientes placer, alegría, satisfacción.
Mira tu imagen delgada y maravillosa.
Ahora imagina que estás rechazando las comidas que engordan.
Visualiza un interruptor mental que te hace rechazar lo que engorde,
acciónalo.
Ahora eres capaz de comer para tu salud
y tienes como aliada a tu imaginación.
Visualiza tu metabolismo corporal.
Observa su perfección,
fíjate cómo se disuelven los depósitos de grasa de tu organismo.
Observa cómo eliminas los kilos adicionales
y te conviertes en una persona esbelta y hermosa.

Repite el ejercicio todas las veces que sea necesario.

Bajarás el peso que necesites.


Disfruta de la sensación de bienestar que te invade durante todos esos minutos.
Dile adiós al estrés, despídete de él y dale la bienvenida a la felicidad,
a la libertad y a la maravilla que es estar sano.
Tienes una salud estupenda.
Estás viviendo una vida armoniosa y equilibrada.
Eres parte de un Universo maravilloso.
Siente que disfrutas con las cosas pequeñas de la naturaleza,
como una gota de rocío sobre una rosa,
como el pelaje brillante de un animal,
la sonrisa de un niño,
la ayuda a un anciano;
eso también es estar sano.
Eso es ser próspero en la salud.
Suavemente, cuando termines y observes todo eso,
agradece,
agradece tu salud.
Dale rienda suelta a esos aspectos maravillosos de tu vida.
Suavemente comienzas a ascender de nuevo por la escalera contando de uno a diez
y cuando llegues a contar hasta diez estás completamente despierto,
completamente activado y listo para continuar con las actividades del día,
gozando de una prosperidad física maravillosa.
Felicitaciones y salud.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Exploración de las múltiples dimensiones del éxito




Las múltiples dimensiones del éxito
(exploradas hasta ahora)
Física
Material
Emocional
Mental
Social
Espiritual
Integral


Cada una de las dimensiones, incluye de alguna manera a las otras, por lo que vamos a pensar en este planteamiento multivectorial del éxito, como una especie de elipse que se retroalimenta y que al retroalimentarse, adquiere la capacidad de transformarse, tanto a sí misma, como a su entorno inmediato, generando una resonancia que va formando áreas de influencia en todos los espacios por los que se desplaza.

Al mismo tiempo, cada una de las dimensiones contiene a las otras seis, de la misma manera que cualquier partícula del universo contiene al universo entero, por lo que al incursionar en el desarrollo de una de ellas, se está haciendo cambiar también a las otras, esto suscita una especie de espiral retroalimentadora que le da cada vez más fuerza de acción y de regeneración, por lo tanto, el éxito máximo consiste en ser íntegro, pleno, con la conciencia que siembra la semilla de prosperidad, la riega, germina y da sus frutos para retornar a su lugar de origen: La verdadera esencia que todo lo contiene: El final del arco iris.

Hemos hablado de siete maneras de abordar cada una de las dimensiones. Con cada una de ellas: relajación, respiración, etc., se puede llegar a las dimensiones del éxito. Quiere decir que, por ejemplo, si trabajamos con la dimensión física, podemos hacer una respiración para mejorar nuestra salud física, una relajación, una visualización, afirmaciones, meditación, oraciones y silencio. Si se te ocurre una nueva, la puedes desarrollar
Cada uno de los aspectos pueden ser abordados desde un punto de vista plurivectorial. Entonces para cada una de las dimensiones, tu puedes elaborar una respiración, una relajación, una visualización, una meditación, una oración, un silencio. Esto quiere decir que está a tu clara y fuerte creatividad realizarlo, por lo tanto cada una de las dimensiones



Mi cuerpo es mi amor y ha encendido su lámpara en mi casa,
la primavera ha entrado en mi cuerpo con sus hojas y sus flores...
Una dulce fuente mana del corazón en mi corazón; la alegría lava mis ojos como el rocío de la mañana; y la vida tremola en todo mi ser, como la cuerda de un laúd
Rabindranath Tagore(2)
el amor y la infancia. P. 5-6 Editorial Lumen, Buenos Aires, 1995


Después de escudriñar en los estratos,
después de consultar con los sabios, de analizar y precisar
y de calcular atentamente, he visto que lo mejor de mi ser está agarrado a mis huesos
Soy fuerte y sano
por mí fluyen sin cesar todas las cosas del universo
Todo se ha escrito para mí
y yo tengo que descifrar el significado oculto de las escrituras
Soy inmortal
Sé que la órbita que describo no puede medirse con el compás de un carpintero,
y que no desapareceré como el círculo de fuego que traza un niño en la noche con un carbón encendido.
Soy sagrado
Y no torturo mi espíritu ni para defenderme, ni para que me comprendan.
Las leyes elementales no piden perdón
(Y, después de todo, no soy más orgulloso que los cimientos sobre los cuales se levanta mi casa)...
Soy el poeta del cuerpo
y el poeta del alma...
Walt Whitman
Canto a mí mismo: p. 56. Editorial Losada, Buenos Aires, 1973




La dimensión física
Aquí hablamos de salud, de curación, de prevención, de ejercicios físicos, en fin, de todo lo relacionado con la plenitud del cuerpo, que es lo propicio para estar completamente satisfecho con nosotros mismos. La salud es la base de toda felicidad, en el sistema yoga, por ejemplo, el hatha-yoga consiste en una serie de posturas y respiraciones que van dirigidas a mejorar y equilibrar la energía corporal; y por supuesto, una vez que se logra la armonía del cuerpo, la mente y el espíritu, todas las dimensiones del ser se fortalecen.

La salud espiritual es la base primaria de la salud corporal; cuando tenemos salud en todos los otros aspectos, también tenemos salud física; por lo tanto la dimensión física depende de las otras seis, así como todas y cada una de ellas dependen unas de las otras.

Sanar la vida
Nuestro cuerpo es ese sitio sagrado en el cual reposan todos los niveles de nuestra existencia, es el vehículo en el cual nosotros nos trasladamos por este mundo. Necesitamos aprender a escucharlos. Un cuerpo de éxito depende de nuestra capacidad de escucha y la toma de conciencia de las señales que él nos está enviando.

La Dimensión Física es importantísima para lograr el éxito total en las otras áreas porque nuestro cuerpo, es una especie de templo, el lugar sagrado de nuestra existencia, el espacio perfecto para vivir.

Muchas veces nos sentimos hasta desconectados de nuestro cuerpo y hay mucha gente de este mundo actual que, absorbida por el estrés y por el exceso de trabajo, vive una vida excesivamente sedentaria, lo cual hace que nuestros cuerpos de alguna manera se anquilosen; entonces, necesitamos promover el movimiento, fomentarlo mediante actividades naturales, que involucren la luz, el aire, el agua, el fuego y todo lo que nos haga tomar conciencia de lo importante que es la dimensión física y su consecuencia, la salud corporal.

Nuestra cultura le ha dado demasiada importancia a la mente, olvidándose un poco del cuerpo y eso ha hecho que nos desconectemos y que lo abandonemos; sin embargo, necesitamos del cuerpo como un amigo del espíritu, como el asiento de las necesidades humanas y seguro, mejorará todo nuestro ser de manera integral.

Los niños saben escuchar a su cuerpo; no se sabe por qué, cuando nos volvemos adultos no sabemos hacerlo, y, por ejemplo, cuando nos da un resfriado, en lugar de descansar como nos lo está pidiendo el cuerpo, tomamos medicinas sin intervención del médico y seguimos trabajando, por lo que nuestro organismo no hace la pausa requerida, el descanso merecido, posteriormente eso se puede traducir en una enfermedad aún más grave que el resfriado.

El cuerpo siempre trata de comunicarse con nosotros y nosotros muchas veces no escuchamos sus mensajes; entonces, se enferma para darnos el mensaje un poco más claramente, y decirnos que hagamos una pausa. ¿Es que en realidad lo hacemos?.

Otra de las cosas que hacen las personas para “distraer” al cuerpo es usar drogas, alcohol , tabaco, comida (inadecuada) y las adicciones en general; entonces nos convertimos en seres que sufren y que por supuesto, se enferman. Para lograr salir de este círculo vicioso necesitamos romper con él y crear un nuevo círculo virtuoso, el círculo de la salud, el círculo del éxito pleno en la dimensión física.

La salud física involucra que somos capaces de cubrir nuestras necesidades orgánicas, de sanear nuestros sentimientos y significa también que le estamos dando la atención adecuada a nuestro guía interior, significa también el fin de los conflictos.

Ser exitoso físicamente significa estar sano, estar pleno, estar lleno de salud por todas partes y también significa que si en algún momento nos ocurre que nos enfrentamos a una enfermedad, sabemos que tenemos los recursos internos suficientes como para salir de ella.

Muchas veces tenemos los pensamientos adecuados, comemos lo adecuado, cuidamos nuestro cuerpo y cuidamos nuestra mente, y sin embargo nos enfermamos, esto también puede suceder; tal vez sea una manera que tiene el cuerpo para darnos un alerta por algo, lo que tenemos que hacer es aprender a entender sus mensajes. También puede ocurrir que tengamos algo por aprender y que esa enfermedad nos va a dar una lección, si lo tomamos de esa manera podemos trascender esa enfermedad, sanarnos física y espiritualmente a través del sanar esa enfermedad.

Muchas veces también nos encontramos con personas muy espirituales, muy elevadas y que sufren de una enfermedad fuerte, dolorosa que puede hacerles sufrir y decimos y pensamos: esa persona no se merecía esa enfermedad; sin embargo, no sabemos cuáles son las causas, podríamos identificar de alguna manera como que hay alguna lección que la persona tiene que aprender, un plano sobre el cual tiene que elevarse y esa es una oportunidad que le está dando el Universo para hacerlo. En todo caso, una enfermedad es una oportunidad para cambiar, un momento en el que precisamos crecer, una ocasión para eliminar sentimientos de dolor, de miedo, de confusión y de rabia. El proceso curativo nos permite ponernos en contacto con nosotros mismos y vincularnos con todo tipo de sentimientos.

Los retos que nos impone la vida, sobre todo los relacionados con las enfermedades nos pueden decir que mientras más fuerte es la enfermedad, más grande es el reto y mayor es la oportunidad para crecer y para adquirir más poder y crecimiento espiritual.

Muchas personas han descubierto que una enfermedad crítica, como puede ser por ejemplo un cáncer, ha sido una oportunidad para confrontarse con aspectos de su vida que tenían que cambiar, y ha significado en ese caso una ganancia una vez que trascendieron la enfermedad y pasaron por la dura prueba de sentirse muy mal.

Si alguna vez sufriste una enfermedad, o la estás sufriendo ahora, una enfermedad fuerte, o alguien de tus seres queridos está en esas circunstancias, es importante que se pongan en contacto con ella y busquen las posibles enseñanzas que ella tiene para nosotros.

Para decidir lograr el éxito total en la dimensión física, comenzamos por visualizarnos sanos, fuertes, con todas las defensas al servicio de la salud, buscando también el cariño de las demás personas, porque la solidaridad es una de las mejores medicinas.

Lo más importante es que el cuerpo se sienta apreciado y seguro, que se sienta que se le cuida, que se le quiere y que se le respeta. Uno de los descubrimientos más importantes de estos tiempos, ha sido la importancia del pensamiento positivo y su influencia sobre la salud física. La aplicación de estos conceptos en la curación de enfermedades ha ayudado muchísimo a los tratamientos médicos.

Lo primero que tenemos que hacer para lograr el éxito en la dimensión física, es investigar sobre todas nuestras necesidades, atender a todos los niveles de nuestro ser; y encontrar todas las necesidades, tanto las materiales, como las emocionales, y todas las demás; y luego tomar medidas para satisfacerlas, recordando que nuestro cuerpo es uno de los mejores comunicadores de nuestros estados internos. Por eso es importante dejar que él nos diga sus propias necesidades.

Vamos a practicar sentir nuestro cuerpo, escucharlo, sentir sus mensajes, identificarlos plenamente, percibir lo que nos está diciendo, para entonces definitivamente satisfacerle sus necesidades y lograr éxito total en esta área.
Al seguir sus propios ritmos y al respetar sus ciclos, el organismo nos estará dando un éxito total y la salud se convertirá en uno de nuestros motivos de vivir.
Podemos aprender también de los niños, de los animales y de nuestra madre tierra; ellos cada día nos dan mensajes importantes; ellos saben, conocen sus ritmos , sus ciclos y todas las leyes naturales de la vida. De ellos podemos tomar las mejores lecciones para lograr satisfacer nuestras necesidades y lograr una salud física maravillosa.

El éxito total en la dimensión física puede representar una vivencia de éxtasis porque el contacto con nuestra curación y con nuestra salud en los procesos de transformación nos pueden dar muchas satisfacciones. El mejor regalo de la vida es la salud física.

Te ofrecemos una serie de ejercicios para que desarrolles el éxito en la dimensión física.

Visualiza una luz.
Relájate y respira profundo y llegas a tu estado de tranquilidad.
Imagina todo tu cuerpo rodeado de una luz blanca.
Centra esa luz, centra tu cuerpo
hazla que crezca y que sea cada vez más y más brillante.
Siente que esa es una luz purificadora y curativa.
Déjala que penetre por tu cuerpo, por la parte superior de tu cabeza
y siente cómo poco a poco va atravesando todo tu cuerpo,
abarcando todos los intersticios, todo, todo tu cuerpo,
limpiando todo tu cuerpo de toxinas.
Siente cómo las toxinas van saliendo.
Siente cómo esas cosas que tal vez comiste en alguna oportunidad que intoxicó tu cuerpo, empieza a salir.
Siente que todo eso que está negativo de tu cuerpo, si estaba almacenado,
comienza a salir.
siente cómo la luz fluye,
generando una corriente suave de energía que fluye y fluye
en el sentido de las agujas del reloj.
siente cómo de la cabeza a los pies se lleva la energía negativa,
la energía gastada, la energía tóxica.
Haz este ejercicio hasta que te sientas totalmente limpio,
revitalizado, regenerado todo tu cuerpo.


jueves, 22 de abril de 2010

Resiliencia




lunes, 5 de abril de 2010

SILENCIO


Cuando dos o más personas se reúnen en nombre del silencio
están despertando el alma de la soledad.
Ensueño sin final, sin esperanza:
El corazón está en busca de lo que encuentra, simpleza de la inocencia,
océano de la mirada que en luz se anega, paraíso inesperado que se entrega al inminente instante que a sí mismo se da muerte, que a sí mismo se da vida. Sin final
Selva Bruna.
El poder del amor. P. 72
Silencio

Hay una fiesta de silencio cuando escuchamos nuestra propia voz interior. No se puede hablar del silencio, es ese estado en el que las palabras se hacen estrechas para expresar el verdadero sentir.

Contemplar, amar, extasiarse, una fiesta del cielo cuando una persona se encuentra consigo misma en el silencio, en el postludio del pensamiento, en el hallazgo de dos, camino a ser uno.

Hay silencio en el canto profundo de la ausencia llena de presencias hermosas y de cantíos lejanos de los paisajes de la infancia, hay también silencio en el recuerdo de otros tiempos, de otros espacios, de lugares que nunca se visitaron y que siempre estuvieron presentes en la mente y en el corazón.

Hay silencios en el amor y en el dolor, en la oración que cesa con el verdadero encuentro del ser con el Ser.
No hay ejercicios de silencio, el silencio no es una técnica, es un estado de conciencia en el que cesa toda actividad superficial.

El silencio conecta con lo profundo y desde el mero centro del ser, emerge la esencia universal de la cual emana, suave y dulcemente convergen los sentimientos de unión y de absoluto.

En el silencio se forja la comunión, se crean las verdades y se convierten en probabilidades, factibilidades, que luego la mente racional y la capacidad de acción las transforman en hechos concretos.

Vamos entonces a buscar al éxito en el silencio, en el centro del huracán, en el núcleo de la presencia eterna, en la vivencia íntima de la contemplación plena.

Después de cada ejercicio relacionado con alguna de las dimensiones del éxito, busca un espacio para que tu ser goce del silencio, entonces llegarás a beber de la misma fuente de la cual brota el milagro de la vida

Allí todo es posible...



Una meditación para sentir el silencio:



El silencio se expande como una esfera creciente,
en todas direcciones
y hacia todas partes.
Mi silencio se difunde como las ondas sonoras de la radio
hacia arriba, hacia abajo
a la derecha, a la izquierda
hacia adentro, hacia afuera y por doquier.
Mi silencio desparrama el fuego del inefable gozo,
consumiendo los breñales de la tristeza
y los robles caducos de la vanidad y del orgullo.
Mi silencio, como el éter, todo lo penetra
y lleva todos los cantos de la tierra
de los átomos y de las estrellas,
hasta SU infinita mansión( )
( )Paramahansa Yogananda, Meditaciones Metafísicas p. 18 Ediciones Kier, Buenos Aires, 1961

miércoles, 10 de marzo de 2010

ORACIÓN




Oración

Orar es elevar la mente hacia Dios para alabarlo, agradecerle o pedirle. Para alabarlo por el hecho de alabarlo, para agradecerle nuestra existencia y los favores, para pedirle su misericordia y su perdón.

Orar es conmemorar la unión. Orar es celebrar la ofrenda máxima., unirnos al Universo, unirnos al Todo. Independientemente de la religión que se profese, el que ora es la persona que se recoge interiormente , eleva su alma y medita profunda, fuerte e infinitamente con Dios.

Orar para la prosperidad es una de las cosas más hermosas que existen. Recuerda que a Dios se le agradece, se le alaba y se le pide. Hay un refrán que dice: “quien pide a Dios y pide poco, está loco”; por lo tanto, alaba mucho, pide mucho, agradece mucho. Agradece estar vivo, levántete todos los días y agradece estar vivo, estar bien, estar vibrando con la fuerza del presente. Vibrar con la fuerza infinita del presente es orar. Conectarse no solamente a través del lenguaje oral, sino a través de ese lenguaje sin palabras, del silencio. Orar hacia el silencio es un paso más. El silencio es la culminación de la oración.

Orar para bendecir es una de las cosas más hermosas que se pueden hacer. Te doy esta bendición céltica, de autor anónimo:
“Que alcances la paz entre las movedizas olas.
Que alcances la paz entre el soplo del viento.
Que alcances la paz en la tranquila tierra.
Que alcances la paz en las fulgurantes estrellas.
Que alcances la paz de la noche sosegada.
Que la luna y las estrellas derramen sobre ti su curativa luz y alcances la más profunda paz.”.
Bendición tradicional céltica
(4) Stanislav Grof. “La mente holotrópica”, (página 57), Editorial Kairós, Barcelona, 1994.

El Universo en oración es más que una cadena de sucesos. El Universo orando por sí mismo es considerado como un campo continuo de densidad variable, intercambio entre materia y energía, intercambio entre conciencia y luz. La energía, la luz y la materia se componen de ciertas pautas que tienen información sobre todas las ondas, de manera tal que cada haz de energía y de materia porta información de la totalidad. A través de la oración te conectas con esa totalidad.

El movimiento del todo hacia el Uno se realiza mediante la oración. La realidad es inconmensurable. Cada parte de la realidad contiene y refleja la totalidad. Somos seres integrales dentro de un campo que se conecta infinitamente con cada una de esas partes. La conciencia es ese proceso mediante el cual se consolida esa unión y, de este modo, su expansión involucra la pérdida total de límites, por lo que entonces, el ser se encuentra vinculado al Todo, reconociéndolo, concientizándolo y nutriéndose de esa totalidad. La oración es una vía para tomar conciencia de la totalidad.





Fragmento del Salmo 9-10 (página 702), “La Biblia de Jerusalén”:
“Te doy gracias, Yahveh, de todo corazón,
cantaré todas tus maravillas;
quiero alegrarme y exultar en ti,
salmodiar a tu nombre, Altísimo.”

Salmo 23 (página 714):
“Yahveh es mi pastor, nada me falta.
Por prados de fresca hierba me apacienta.
Hacia las aguas de reposo me conduce,
y conforta mi alma;
me guía por senderos de justicia,
en gracia de su nombre.

Aunque pase por valle tenebroso,
ningún mal temeré, porque tú vas conmigo;
tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.

Tú preparas ante mí una mesa
frente a mis adversarios;
unges con óleo mi cabeza,
rebosante está mi copa.

Sí, dicha y gracia me acompañarán
todos los días de mi vida;
mi morada será la casa de Yahveh
a lo largo de los días.”



Salmo 138 (página 821):

“Te doy gracias, Yahveh, de todo corazón,
pues tú has escuchado las palabras de mi boca.
En presencia de los ángeles salmodio para ti,
hacia tu santo Templo me posterno.

Doy gracias a tu nombre por tu amor y tu verdad,
pues tu promesa ha superado tu renombre.
El día en que grité, tú me escuchaste,
aumentaste la fuerza de mi alma.”




“Yo soy lo que el creador es: luego yo soy la presencia que bendice a todo ser. Yo soy el amor en todo ser.” (Página 124).

“Yo soy lo que el Creador es: luego yo soy la manifestación perfecta de cada hombre”. (Página 125).

“Yo soy lo que el Creador es: yo soy el Dios en acción en cada vida individualizada en el Universo. Yo soy la presencia que controla y equilibra la respiración y el aliento”. (Página 111).

“Yo soy lo que el Creador es: luego yo soy la presencia en el sueño que realiza los deseos de la conciencia”. (Página 112).

“Yo soy lo que el Creador es: luego yo soy” (p.158)
Yo soy el amor. Yo soy lo que el creador es.
Yo soy el amor en torno del cual giran todos los universos y los seres.
Yo soy la presencia omnipotente, omnipresente y omnisciente en cada ser, (página 113).
Yo soy la perfecta energía que actúa aquí y allá. Yo soy la única presencia, la única vida y la única salud, (página 84).
Yo soy lo que el creador es. Yo soy la inspiración perfecta y pura, yo soy la luz en la mente, yo soy la revelación perfecta de lo que la mente quiere saber, (página 85).

“Yo soy” Jorge Adoum, Editorial Kier, Buenos Aires, 1981.


Más oraciones:.
“La iluminación no implica la desaparición de la naturaleza de nuestros ojos.
El iluminado ve el mismo mundo que los demás pero no lo concibe de la misma manera,
como una colección de cosas separadas diferentes de él mismo”
(página 30).
“Todo en todo, cada hombre en todos los hombres, todos los hombres en cada hombre, todos los seres en cada ser, cada ser en todos los seres, todos en cada uno, cada uno en todos. Todas las diferencias son mentales por la mente en la mente de la mente. Al no haber diferencias no hay mente para diferenciar. (P. 116)
“La escritura sin letras”
“Puras y frescas son las flores con rocío; claro y brillante es el canto de los pájaros; las nubes son apacibles; las aguas, azules. ¿Quién ha escrito la Verdadera Palabra sin letras? Altivas son las montañas; verdes son los árboles; profundos son los valles; lúcidas son las corrientes; el viento es suave; la luna es tranquila; Serenamente veo la Verdadera Palabra sin letras” (página 118 y 119).
Samuel Wolpin, “Textos y meditaciones sobre el Zen”, Editorial Kier, Buenos Aires, 1984
Oración de Martin Luther King hijo:
“Todo el mundo puede ser grande...
porque cualquiera puede servir.
No tienes que tener un título universitario para servir.
No tienes que hacer que tu sujeto y verbo se pongan de acuerdo para servir.
Sólo necesitas un corazón lleno de gracia, un corazón motivado por el amor”.
(Página 37), “Sopa de Pollo para el Alma” de Jack Canfield y Mark Victor Hansen, Editorial Health Comunications, Deerfield Beach, Florida, 1995.



“Que tu amor brille perennemente en el santuario de mi devoción y que yo pueda despertar tu amor en todos los corazones. Sé Tú mi guía, mi Estrella Polar en el naufragio de mis pensamientos. Padre divino, enseña a todos los pueblos a vivir como hermanos en los Estados Unidos del Universo, guiados por tu verdad. Enséñame a abrir la única puerta, la de la meditación y la oración que conduce a tu divina presencia. Guía Tú mi razón, mi voluntad y mi actividad hacia el objeto divino, hacia lo real y verdadero. Enséñame a contemplar tu rostro en el espejo de mi quietud interna”, (p.16)


“Yo soy todas las cosas, Yo miro por los ojos de todos, trabajo con todas las manos y ando con todos los pies. Los cuerpos, morenos, blancos, aceitunas, amarillos, rojos y negros, son todos míos. Pienso con la mente de todos. Sueño todos sus sueños y son míos todos sus sentimientos. Todas las flores de alegría que abren en la tierra de todos los corazones me pertenecen. Yo soy el eterno reidor. Yo soy la ola del entusiasmo en todos los corazones. Soy el viento de sabiduría que orea las ansias y tristezas de todas las almas. Soy el gozo callado de la vida que penetra a todos los seres”. a, también, (páginas 88 y 89) “

“Meditaciones Metafísicas” de Paramahansa Yogananda, Editorial Kier, Buenos Aires, 1961.

martes, 2 de marzo de 2010

Meditación


Concentra tu mente en medio de las cejas, en el lago sin límites de la paz.
Observa los ondulantes círculos de paz externa a tu alrededor.
Cuanto más atentamente los observes,
más claramente sentirás el oleaje de paz que se extiende de tu entrecejo a la frente,
de ésta, al corazón, y de él, a todas las células de tu cuerpo.
Ahora las olas de paz han dejado la playa de tu cuerpo e inundan el inmenso territorio de tu mente.
La inundación de paz sobrepasa ahora los linderos de tu mente
y se extiende hacia el infinito,
a tu alrededor, en todas direcciones.
Medítalo, vívelo, siéntelo
(4)Paramahansa Yogananda: meditaciones metafísicas, p. 73. Editorial Kier, Buenos Aires, 1961
Meditación

Muchas personas hablan de meditación y a veces no se sabe exactamente qué es. Podemos decir lo que no es: meditar no es rezar, ni relajarse, ni reflexionar, ni pensar. También es al mismo tiempo eso y mucho más.

Meditar es acción, es actuar y fundamentalmente meditar es estar consciente de este preciso momento con todos los sentidos, con todo el cuerpo, con la mente, con el espíritu, en el instante profundo del presente.

La meditación es un proceso integral, físico, psicológico y espiritual y proporciona armonía con el infinito. Nos vincula a lo más grande y a lo más pequeño. Para meditar es preciso aquietar la corriente del pensamiento, respirar profundo y relajarse. Con la meditación nos podemos unir al cosmos y podemos ir por los caminos de la convergencia universal.

Cuando practicamos la meditación, nos vinculamos con el infinito, con lo inefable que hay dentro de cada ser, con lo maravilloso que hay en el universo. La meditación nos permite reconocer que cada cosa que existe tiene conciencia y que nos podemos percatar del despertar, entendiendo que nuestra existencia es relativa, que nuestro espíritu es eterno, y eso nos abre a esa eternidad de esa conciencia cósmica que radica, que vive en todo lo que existe.

Lo ideal para meditar es buscar un espacio en el que nos sintamos cómodos y podamos disponer de unos minutos para sentir el sonido del silencio. Para sentirnos unidos a lo que nos rodea, con el foco de atención puesto en nosotros mismos, en la conciencia y en el espíritu.


Cuáles son los beneficios de la meditación.

A partir de la segunda mitad del siglo XX muchos científicos se han dedicado a estudiar los efectos de la meditación sobre el cuerpo y sobre la mente, y han encontrado muchísimas ventajas en la práctica de esta disciplina, entre otras:

· relaja el cuerpo,
· libera del estrés,
· mejora la salud física y mental
· propician un mejor rendimiento en todos los aspectos;
· disminuye la fatiga,
· disminuye la angustia;
· aumenta la expectativa de vida,
· mejora la memoria
· aumenta la sensibilidad sensorial.
· mejora el rendimiento intelectual.

Para disfrutar de la meditación, lo primero que debemos hacer es meditar y para meditar hay diversidad de técnicas.
La verdadera meditación no es técnica. La verdadera meditación es experiencia vivencial, experiencia auténtica de conexión del Uno con el Todo.



Comienza en este momento a meditar:

Percibe todos los olores del ambiente,
percibe los colores, siente tu cuerpo total y absolutamente,

observa todo a tu alrededor.
¿Qué está sucediendo?,
¿qué procesos estás observando?,
¿qué procesos estás percibiendo?,
¿qué sonidos hay?,
¿qué sabores tienes en la boca?,
¿qué estás pensando?

Deja correr la corriente de tus pensamientos.
Deja andar la corriente de tus pensamientos
y deja fluir
deja que tu pensamiento se canalice hacia ese fluir. ... ...

Estás meditando.


Otro ejercicio de meditación:



Concéntrate en un sonido.
Por ejemplo, puede ser el sonido de tu nombre.

Cómo suena tu nombre.
Repítela muchas, muchísimas veces,
bien sea en voz alta o bien sea calladamente.
Repite tu nombre muchas, veces.

Mientras tanto estás respirando suavemente,
estás sentado en una posición cómoda,
o estás acostado, o estás parado.

Puedes estar sentado en el piso con las piernas cruzadas,
en la posición que los yoguis llaman “postura del sastre”,
respirando suavemente,
totalmente en relajación,

estás consciente de todo.

Sigue repitiendo tu nombre,

estás meditando.

Meditar es algo más que relajarse, más que reflexionar y más que pensar. Ya hemos visto los beneficios de la meditación. Hay muchas técnicas tradicionales para meditar. Todas son excelentes. Lo importante no es la técnica sino la acción de meditar en sí misma. Para meditar te puedes concentrar en un sonido, en una palabra, en un objeto o en un color. Todo ello para comenzar a conectar porque después de realizarse la conexión, el pensamiento cesa y la meditación se hace inefable, presente.

Puedes empezar también a meditar centrando la atención en algún símbolo o en un mandala. También puedes meditar disfrutando de palabras poéticas y hermosas dichas por alguna persona significativa o pensadas por ti.

Te voy a dar una meditación para que la disfrutes:
La risa inundó mi corazón
y de pronto desapareció la tristeza que sentía.
Con el silencio de la risa, apareció una luz que iluminó todo el horizonte de mi corazón.
Junto a la luz, llegó una hermosa presencia
que me trajo más luz y más esperanza.
Un panorama de belleza se tendió ante mí,
se tendió como un manto que me acaricia la piel .
Y así pude ver el horizonte, el cielo, el sol, los árboles,
y todo el paisaje cálido que me inspiraba esa presencia.
Aún puedo palpar la etérea luminosidad de ese paisaje.
Estoy vivo aquí y ahora.

Hay muchas formas de meditar; sin embargo, la forma fundamental es estar , ser en silencio con uno mismo. El mejor maestro de meditación eres tú mismo, porque muchas veces andamos buscando cosas fuera, cuando en realidad están dentro de nosotros.

A veces les exigimos a los demás más de lo que nos pueden dar y les pedimos sacrificios que nosotros mismos no estamos dispuestos a hacer. También podemos exigirnos demasiadas cosas. Por eso meditar es poner la atención de la conciencia en lo que está ocurriendo aquí y ahora . Quiere decir, por ejemplo, que si te estás bañando, te estás bañando. No estás pensando en otra actividad sino es en el bañarse. Si te estás lavando los dientes, te estás lavando los dientes.

La persona más importante de la cual se aprenden cosas es de uno mismo. No necesitamos ir tan lejos ni hacer tantos cursos para alcanzar la sabiduría o la prosperidad, porque conociéndonos profundamente vamos a encontrar la verdadera fuente de la riqueza: nosotros mismos.
Por unos segundos descríbete cómo percibes que eres.
Aprende en este momento algo de ti mismo
y comienza a conocerte, a amarte.
Siente la profundidad de tu ser y vibra contigo mismo.
Siente tu corazón latir con fuerza, vibra con él, siéntete torbellino, huracán, viento, fuego, aire, agua, tierra, metal y madera.
Un ser en el Universo Infinito.
Un ser infinito en el Universo Pleno.
Estás meditando.
El Universo es hermoso y pródigo
Respira profundo,
relájate suavemente, entrégate al momento.

martes, 2 de febrero de 2010

AFIRMACIONES


Cuando se abre una flor, se estremece una estrella


Margueritte Yourcenar


Afirmaciones

Afirmar significa poner firme o dar firmeza, asegurar o dar por cierta alguna cosa.

Las afirmaciones positivas se usan para la visualización y para el logro de metas, queriendo decir que la afirmación es una expresión rotunda y definitiva, es un medio de imaginar y hacer realidad lo que estamos imaginando.

Nosotros mantenemos un diálogo interior y ese diálogo interior puede condicionar tanto nuestra conducta, como los resultados de la misma, nuestra salud y todo lo que tiene que ver con nuestro desempeño. Por lo tanto, una afirmación negativa produce resultados negativos mientras que una afirmación positiva produce resultados positivos. Esto es producto de la investigación de una disciplina como la Programación Neurolinguística y de la aplicación práctica, de los conocimientos de la Neurociencia.

Al afirmar algo positivamente, estamos dándole la oportunidad a nuestro ser de hacer esa afirmación realidad,. Por eso en las disciplinas psicológicas contemporáneas han desarrollado la técnica de la afirmación positiva, porque provee al cerebro de una maravillosa energía que es capaz de sanarnos y de transformar las creencias. Lo que decimos es lo que recibimos, cuando pensamos en cosas positivas acerca de nosotros mismos, nos comienzan a suceder. No me creas, prueba y verás...

Shakti Gawain, una especialista en afirmaciones positivas, dice que hacer afirmaciones nos permite sustituir ese diálogo interior negativo por uno positivo para transformar ideas viejas y obsoletas, en ideas nuevas y cumplir con nuestras expectativas acerca de la vida para cambiar el modo como nos creamos a nosotros mismos. Ella dice que las afirmaciones se pueden hacer en silencio o en voz alta, escribiéndolas, e incluso cantándolas o recitándolas. También dice que diez minutos diarios son suficientes para hacer las afirmaciones positivas.

Nosotros podemos decir que es interesante levantarse todos los días con una afirmación positiva inventada por nosotros mismos, o bien, tomada de algún libro o de algún autor que nos inspire. Lo importante es sustituir los viejos hábitos mentales que nos daban mucha negatividad por unos nuevos que nos den esa conciencia de éxito total de la cual somos capaces, porque emerge de nuestro interior.

Hay un número infinito de afirmaciones, todo depende de la creatividad de cada cual. Nosotros te vamos a proveer de un grupo de afirmaciones positivas para cada dimensión del
éxito y tú vas a agregar las tuyas, las que tú sientas que son importantes para ti.

Basándonos en las sugerencias de Shakti Gawain,
un decálogo de recomendaciones para realizar las afirmaciones:

La primera dice que hay que hacerlas siempre en presente, como si ya hubiera ocurrido esa afirmación, por ejemplo, decir: estoy en este momento empezando mi empleo y estoy maravillosamente bien en él, en lugar de decir “cómo me gustaría tener un empleo nuevo”. Ocurre que primero lo creamos en el plano mental, porque las obras del cerebro son las imágenes, por lo tanto, para él una afirmación es ya un hecho porque lo está pensando.

La segunda , indica que hay que hacerlas del modo más positivo posible. O sea pedir lo que queremos, afirmar lo que queremos, no lo que no queremos. Por ejemplo: “no me voy a angustiar”, “no voy a tener miedo”, se puede sustituir por: “cada vez estoy más tranquilo”, “cada vez estoy más sereno”. Esto nos da mucha seguridad porque estamos creando imágenes mentales de lo que realmente queremos lograr.

La tercera dice que cuanto más breves, sencillas, concisas y precisas, más eficaces son. Además deben estar cargadas de una fuerte pasión emocional, porque mientras más contenido emocional tiene, más fuerte es, porque va a quedar grabada en la memoria profunda.

La cuarta sugiere elegir siempre afirmaciones que nos parezcan totalmente plausibles. Debe ser positiva, liberadora y que nos produzca confort. Lo ideal es que esta afirmación sea creíble por nosotros y también que sea posible de lograr. Esto es muy importante.

La quinta recomendación estimula a recordar que cuando estamos haciendo las afirmaciones, estamos creando algo nuevo, no estamos cambiando lo que existe. Esta actitud de aceptación de lo que está sucediendo, nos libera y nos hace crear exactamente lo que deseamos, con la precisión de un virtuoso de la música.

La sexta señala que es importante aceptar y experimentar todos los sentimientos que las afirmaciones producen y, al mismo tiempo, permitir que ellas nos ayuden a crear un nuevo punto de vista para proyectarnos a experiencias cada vez más satisfactorias.

La séptima, indica que lo importante de todo es que cuando digamos la afirmación, debemos hacer todo lo posible por generar un sentimiento de confianza y percibir genuinamente que pueden ser ciertas, abandonando todo tipo de dudas para poner la energía mental en lo verdaderamente positivo. Si persiste la duda o los pensamientos negativos entonces podemos ir repitiendo esas afirmaciones de manera tal que se nos conviertan en posibles.

La octava propone que hagamos las afirmaciones y al mismo tiempo nos imaginemos y visualicemos que esa afirmación está ocurriendo ya. Eso lo dijimos al principio y es importante decirlo cerca del final porque es realmente el punto más importante

La novena dice que las afirmaciones son siempre más poderosas y tienen más energía cuando incluyen referencias a fuentes espirituales. Independientemente de la religión que profese la persona, mencionar a Dios, a Cristo, a Buda,o a cualquier maestro que uno tenga, le da una energía especial de logro a esa afirmación porque nos conecta con la energía universal, con la inteligencia cósmica. O sea, conecta nuestra luz interior con la inteligencia cósmica.


Y por último, la décima propone que mientras más relajados estemos, las afirmaciones penetrarán más profundamente en nuestro interior, haciéndose posteriormente y de manera positiva, un hecho concreto.


Cuándo se pueden usar las afirmaciones.

1. Cuando se necesite borrar un pensamiento negativo o una programación negativa antigua que tengamos adentro de nuestro cerebro. Y en el momento en que tomemos conciencia de eso, entonces vamos a hacer las afirmaciones.
2. En un momento en que estamos más relajados, por ejemplo cuando nos estamos despertando, cuando nos vamos a dormir, antes de la siesta, o cuando vamos a realizar una actividad importante como un examen, una exposición o cualquier actividad que potencialmente necesite de nuestras fuerzas superiores, antes de cualquier situación que se considere como algo importante, un acontecimiento importante de nuestra vida, por ejemplo decirnos “estoy cada vez mejor”, “estoy bien preparado”, O cuando vamos a tener examen: “estoy cada vez más seguro de lo que estudié”, “lo que estudié me va a salir en el examen”, “soy una persona capaz de resolver los problemas que surjan es este examen”, “tengo la capacidad de contestar todas las preguntas”, etc.



Cómo usar las afirmaciones.

Hay muchas maneras de usarlas. Una que recomendamos específicamente es la siguiente, para desarrollar ambos hemisferios del cerebro. Tomas una hoja y la divides exactamente en dos partes. Del lado izquierdo vas a escribir con la mano izquierda, la afirmación. Por ejemplo, merezco lo mejor del Universo. Eso lo escribes con la mano izquierda, mientras que del lado derecho, al estar dividida la hoja, vas a escribir, (yo no creo que eso sea posible). Vuelves a escribir del lado izquierdo, tal como si fuera la plana de un niño, la misma frase; y del lado derecho, con la mano derecha, lo que se te vaya ocurriendo también con relación a esto, hasta que termines aceptando la afirmación. Cuando terminas aceptando la afirmación, la puedes cambiar por otra, repitiendo esa afirmación una vez al día solamente.

Este ejercicio es muy potente porque desarrolla ambos lados del cerebro, tanto la parte racional, como la parte imaginativa. Establece un puente entre los dos hemisferios y además estimula la posibilidad de ser ambidextro; esto como beneficio secundario.

También se pueden grabar y escucharlas, se pueden escribir en un cuaderno especial y luego leerlas, podemos decirle a una persona querida que nos diga las afirmaciones para nosotros escucharlas. Lo importante es elaborar un repertorio de afirmaciones y repetirlas con bastante frecuencia, de manera que el cerebro las asimile, así como en tiempos anteriores había asimilado las programaciones negativas, ahora va a asimilar las afirmaciones positivas. Felicidades y exito.

Al usar las afirmaciones estamos sembrando la semilla del éxito. Siéntete como un jardinero que planta tus semillas y luego las cultiva, las que riega, el saber que ellas están allí y que eres capaz de cuidarlas mucho, de tratarlas con amor y con fe. Dentro de poco empezarán a dar sus flores y sus frutos; eso es muy importante porque mientras más se repiten las afirmaciones, se comienza a sentir intenso y hermoso, y nos empiezan a suceder las mejores cosas. Acontecimientos positivos, todos para el éxito. Llegar al final del arco iris.


Ejemplos de afirmaciones positivas:

Me amo con profunda intensidad.
Soy digno de amor, merezco el amor de todas las personas.
Soy un ser maravilloso.
Me siento completamente lleno de salud.
Todo el mundo me quiere.
Siento una gran seguridad.
Siento que valgo mucho.
Me merezco lo mejor.
Dios me quiere.
Mi bienestar es ilimitado.
Estoy en este mundo,
por lo tanto tengo el derecho a vivirlo lo mejor posible.

Puedes practicar el ejercicio mirándote al espejo y diciendo, por ejemplo: soy merecedor de lo mejor; estoy rodeado por la luz de Dios; el poder de Dios fluye dentro de mí; soy Uno con el Todo; soy capaz de realizar milagros porque Dios está dentro de mí.


Mateo 7: 7,8.
“Pide y te será dado.
Busca y hallarás.
Llama a mi puerta y te abriré.
Porque todo el que pidiere, recibirá; y quien busque, hallará.
Y todo aquel que llame a la puerta, le será abierta.”
(3)Evangelio según San Mateo citado por Shakti Gawain en el libro “Visualización Creativa”, página 56. Editorial Acervo, Barcelona, 1984.

sábado, 16 de enero de 2010

domingo, 3 de enero de 2010

respira, relájate, visualiza


VISUALIZACIÓN

Respirar, relajarse, visualizar:
movimiento secuencial perfecto que el cerebro recibe como premio,
le da su sello,
y lo transforma en círculo de luz que se proyecta hacia las estrellas
J.S.




Visualizar es una técnica que usa la imaginación para el logro de metas. Consiste en aplicar las capacidades de inventiva del hemisferio derecho del cerebro, para conectarnos con la energía creativa del universo.

Siempre hemos utilizado esa capacidad, solo que algunas veces en sentido negativo; al imaginar catástrofes, por ejemplo, estamos desarrollando inconscientemente una serie de bloqueos, limitaciones y dificultades, creando entonces una barrera en el nivel de los pensamientos, esta barrera nos impide desplegar al máximo nuestro potencial de excelencia.

El poder del pensamiento positivo ha sido uno de los más grandes descubrimientos de la psicología actual. Nuestro cerebro es capaz de producir una serie de sustancias tranquilizantes o estresantes, en relación con los pensamientos que tenemos en un momento determinado. También ocurre a la inversa, y como los hechos cerebrales son más una red de procesos que una cadena de sucesos, entretejidos de manera tal, que su complejidad alcanza niveles insospechados para la concepción meramente lineal y secuencial. Los pensamientos retroalimentan a las neuronas y viceversa.

Por eso resulta interesante aprender a visualizar el éxito, esto prepara al cerebro y anticipa los resultados deseados, desencadenando los procesos neurológicos que luego llevan nuestra conducta hacia la consecución de la meta planteada.

Visualizar es imaginar. Imaginar es crear una conexión neuronal que produce redes de ideas, las redes de ideas irradian energía en múltiples direcciones.

Las imágenes son tan reales como nuestras emociones y significan tanto como nuestros sueños. Lo que creamos es una realidad subjetiva y esa es la realidad del cerebro. Esa realidad tiene el poder de afectar a nuestro cuerpo y también a lo que sucede fuera de nosotros. Podemos prepararnos para ejercitar la imaginación. ¿Cómo hacerlo? El primer paso lógicamente es la respiración profunda; el segundo paso es aprender a relajarse. Ya eso lo sabes hacer muy bien.

Recuerda que el hemisferio derecho del cerebro, que rige la parte izquierda de tu cuerpo, se relaciona con la intuición, la creación de imágenes, la creatividad, la magia y el arte, mientras que el hemisferio izquierdo tiene que ver con las funciones de la lógica, el lenguaje, la racionalidad y el análisis. Dar rienda suelta a la imaginación y a las representaciones mentales nos permite llegar al flujo de las cosas. Cuando hacemos el mismo proceso; es decir, imaginar y colocarle palabras y pensamiento lógico a eso, nos abrimos a la transformación y estamos utilizando el cerebro en pleno. Por eso nos damos la oportunidad para cambiar y para disfrutar constantemente, de todas las capacidades posibles de nuestro cerebro.

Estamos acostumbrados a usar el pensamiento secuencial y por eso es por lo que a veces la imaginación se nos torna un poco difícil de manejar. Sin embargo, vamos a aprenderlo ahora, porque para trabajar la prosperidad necesitas ejercitar la imaginación. Recuerda que las grandes realizaciones concretas fueron primero sueños, ideas, imaginación y visualización de una mente creativa.

En el trabajo imaginativo las imágenes pueden cambiar las emociones y las sensaciones; de la misma manera pueden cambiar la experiencia y la realidad. Así que trabajar con imágenes y cambiar las imágenes negativas por imágenes positivas nos hace crear una nueva realidad: la realidad que cada uno de nosotros quiere y la realidad próspera que cada uno de nosotros necesita.


¿Cómo aprender a visualizar?

Lo primero, como ya dijimos es aprender a respirar y lo segundo, aprender a relajarse. Al hacer esto se puede empezar a crear una imagen mental. La imagen vendrá por sí misma, siempre y cuando la voluntad se dirija hacia el interior y la concentración y la centración estén también dirigidas hacia adentro. Te puedes colocar en posición sentada, acostada, sentado en el piso con las piernas cruzadas, como tú desees; lo importante es aprender a inspirarse.



Cómo desarrollar la imaginación:

Si por ejemplo no tienes la capacidad de visualizar. Recuerda que visualizar es ver adentro. Ese ver adentro es muy importante y se puede lograr, viendo, sintiendo, percibiendo con el cuerpo, viendo las palabras, puedes lograr lo que quieras. Lo importante es visualizar.


Si te cuesta trabajo visualizar
vamos a hacer un pequeño ejercicio:


Busca un cuadro o una foto con paisaje natural
o simplemente una rosa.

Observas tu objeto o tu cuadro,
cierras los ojos y lo tratas de ver en tu mente.
Eso es.
También puedes aprender a recordar con los ojos abiertos
una escena que te ocurrió en el pasado,
después cierras los ojos
y vuelves a recrear detalladamente esa misma escena.

También puedes emplear los sentidos no visuales para imaginar;
por ejemplo, recordar sonidos.
Recordar por ejemplo, cómo suena una olla de grillos,
imagínate cómo hace una chicharra,
imagínate cómo suenan los aplausos
o cómo suenan los cristales
cuando uno les da con las manos, con las uñas.

Lo importante es tomar un objeto muy sencillo
y comenzar a visualizar.
Si no ves las imágenes
puedes aprender a hacerlo con este sencillo ejercicio.




Si te cuesta mucho visualizar,
también puede ser porque verbalizas mucho las situaciones.
Si tu caso es ése,
practica mirando durante unos minutos todo lo que tienes a tu alrededor sin mencionarlo, ni catalogarlo, ni clasificarlo,
simplemente observarlo.
Así puedes ver, por ejemplo, una imagen en las tapas de los libros o revistas,
y las recuerdas describiéndolas totalmente,
simplemente con la imaginación, sin nombrarlas.

Estás ejercitando tu hemisferio derecho.
Si las empiezas a nombrar, no importa.
Vuelve a verlas y vuelve a meterlas dentro de tu cabeza,
es como introducir las imágenes adentro de la cabeza.

Cuando mejoras tu imaginación, si estás relajado es mucho mejor.
Deja que surja la imaginación.
Espérala, no la fuerces.
Cuando ella llegue, la aceptas.
Lo que aparezca estará bien
y será muy útil
aunque te parezca tonto o inverosímil.

Al principio puede ser que tome tiempo.

Después de practicar va a ser mucho más sencillo.